Walt Disney, Blancanieves y los siete enanos

|
Recientemente adquirí el dvd de Blancanieves y los siete enanos y he visto la película una vez más. Y no puedo más que maravillarme ante el primer largometraje de dibujos animados. Lector, invito a que por un momento imagine que está en 1937 (año en que se estreno la película), las animaciones hasta ese entonces eran pequeños cortometrajes que cumplían con el propósito de entretener. Era la época de las "Silly Symphonies", "Looney Tunes o Merrie Melodies" y demás dibujos animados que mezclaban la irreverencia nata de las caricaturas de la época (Betty Boop, Popeye, El Gato Felix, Mickey Mouse, entre otros) con música.

Aunque Disney había tenido éxito anteriormente y había innovado en varios aspectos el desarrollo y técnica de dibujos animados, en primer lugar con "Steamboat Willie" de 1928, (primer cortometraje animado que sincronizaba música y efectos de sonido con la acción) y "Flowers and Trees" de 1932 (primer cortometraje que usaba technicolor), varios pensaban que hacer un largometraje de dibujos animados era una tontería, el público no soportaría estar más de 20 minutos frente a una sala antes de aburrirse ante ésta nueva forma de entretenimiento. Muchos afirmaban y aseguraban que Disney fracasaría, pero Walter Elias Disney apostó todas sus cartas en este proyecto y ganó.


¿Qué se gano con Blancanieves y los siete enanos?

Sencillo, CREDIBILIDAD! Sí, credibilidad. Por que en cuanto comienzas a disfrutar la película te olvidas en primer lugar, que se tratan de dibujos animados, y ves personajes bien definidos y estructurados que emiten y provocan sensaciones y emociones en el público. Eso la convirtió en un gran éxito.

Existen varias secuencias en Blancanieves que son dignas de ver y volver a ver. Citaré al menos mis 3 favoritas. En primer lugar, la escena del cazador cuando intenta matar a Blancanieves y la huida de la princesa a través del bosque, cuanta tensión en esos encuadres, el manejo de la cámara, las reacciones. En segundo lugar la transformación de la reina en la horrible bruja, sin palabras, y tercera Blancanieves cantando a los enanos "Someday my prince will come". Absolutamente maravillosas. Mi personaje favorito sin duda, la Reina, la actuación, el porte y esa mirada de loca. Fantástica!

Técnicamente el filme tiene detalles e imperfecciones, pero también, muchos aciertos. Entre los aciertos, implementa la cámara multiplano, que consigue un efecto de profundidad único y especial (escena donde blancanieves es llevada por los animales a la casa de los enanos), la narrativa, los personajes y la música. Los detalles son en algunas escenas al usar rotoscopio (técnica de calcado de una referencia filmada en vivo) y vibración en el trazo. Pero una vez más, ubiquemos la época, 1937, la producción comenzó en 1934. Los artistas de Disney estaban aprendiendo el oficio y su trabajo se verá refinado y alcanzará su máxima calidad en producciones subsecuentes.

El investigador Juan Manuel Aurrecoechea señala en su libro "El episodio perdido: Historia del cine mexicano de animación" la participación de un mexicano en las producción de Blancanieves.
"Carlos Manríquez ha sido el mexicano que más tiempo trabajó para Disney. Estuvo con él desde 1928, de manera que en 1930 le tocó en suerte participar en la fundación del legendario estudio de la calle Hyperion en el East Hollywood. En 1934, Manríquez ya era el ayudante de Emil Flohri, jefe del departamento de escenografía, y participó en la producción de Blancanieves y los siete enanos."


Sin ninguna duda, Blancanieves y los siete enanos marca una pauta y se vuelve un parteaguas al definir un estándar de calidad para las producciones animadas futuras. Disney logra con la película que el publico crea y emocione con personajes dibujados, al presentar una historia bien estructurada, perfectamente contada y artísticamente bien realizada.



0 comentarios:

Publicar un comentario